REDES SOCIALES

  • facebook-square
  • Twitter Square
  • linkedin-square

CONTACTO

Av. 18 de Julio 1528 - Montevideo - Uruguay

Tel. 24098059 - Cel. 096600904

Gestión del conocimiento Parte 1

February 27, 2015

Si quieres construir un barco, no reúnas a tu gente para pedirles que preparen la madera y las herramientas y asignarles tareas… Simplemente convócales e infunde en sus corazones el anhelo por el mar infinito”.
Antoine de Saint –Exupery

"La competitividad exige nuevas formas de hacer (productos, servicios, procesos, tecnologías…)… nuevas formas de hacer requieren nuevos conocimientos…… nuevos conocimientos requieren nuevas formas de pensar y relacionarse".
Domingo Rey Peteiro


 

La Importancia del Conocimiento

La “Gestión del Conocimiento”, última herramienta en el cambiante panorama de las modas de la gestión, es simplemente una nueva etiqueta de un concepto tan antiguo como la propia humanidad: la capacidad de aprender. Las empresas afrontan entornos cada vez más complejos y exigentes, de gran incertidumbre y competitividad En estas condiciones solo pueden sobrevivir las organizaciones mejor adaptadas para la innovación y la mejora. Ninguna tecnología por sí sola ofrece una ventaja competitiva sostenible. Es posible adquirir máquinas, tecnologías, sistemas.. sin embargo no se pueden comprar personas con talento y comprometidas con unos valores y objetivos. Actualmente, los tradicionales factores económicos, tecnológicos, geográficos, socio-políticos,… quedan relegados a un segundo plano, desplazados por el principal factor de competitividad de las organizaciones: el conocimiento de las personas. En el conocimiento radica la capacidad de identificar y desarrollar  nuevas oportunidades de negocio, ofreciendo nuevos y mejores productos, más rápido y a menor coste que los competidores. Es preciso conseguir que las personas dispongan de la información y conocimientos necesarios en el momento preciso y estén motivados y capacitados para afrontar los problemas. 

El conocimiento permite optimizar todos los recursos de una organización, incluyendo (cómo no) el recurso más importante: el talento de las personas. En la actualidad, una empresa sólo puede tener éxito movilizando el talento y las energías de todo su personal, esto es: gestionando el conocimiento. Nadie cuestiona en la actualidad, que las personas son el principal activo de cualquier organización.

 

 

Conocimiento, Información y Datos

Algunos autores distinguen los siguientes tipos de conocimiento: 

 

Conocimiento Estructural:

Es sinónimo de Información. Se trata de una representación del conocimiento. La documentación de un sistema de gestión, los sistemas  informáticos, las bases de datos… forman parte del conocimiento estructural de una organización.

 

Conocimiento Explícito

Es información que está en la mente de las personas. Como tal información se puede transmitir o plasmar de forma sencilla, convirtiéndose entonces en conocimiento estructural.

 

 

Conocimiento Tácito

Es el conocimiento en sentido estricto. Es la esencia de la capacidad para resolver problemas y alcanzar objetivos. El conocimiento tácito está presente en la definición de estrategias, la identificación de oportunidades de nuevos negocios, de nuevas tecnologías, de sugerencias de mejora,... por lo tanto los sistemas de gestión de información no pueden gestionar por sí solos este conocimiento. Este conocimiento sólo se puede transmitir a los individuos a través del aprendizaje. El Conocimiento Tácito es una cualidad adquirida mediante un aprendizaje. “Aprender” deriva del latín “apprehendere” (literalmente traducido: apoderarse). Se “aprehende” la información, asimilándola, desarrollando esquemas mentales que utilizamos para interpretar la información. Cada individuo genera su propio conocimiento mediante el aprendizaje. 

El Conocimiento Tácito es distinto de la Información (Conocimiento Estructural): No es lo mismo disponer de una gramática de alemán que saber hablar y escribir alemán.

En la siguiente tabla se exponen las diferencias entre ambos conceptos:

 

 

Aunque la información es una condición necesaria, no es suficiente para mejorar la competitividad. Es preciso evitar el error de Gestionar información en lugar de gestionar conocimiento. Ambos elementos son complementarios: el conocimiento tácito no trabaja en vacío: requiere información. Asimismo, debemos ser conscientes de que la información y el conocimiento caducan, por lo que se requiere sistemas que permitan la continua actualización. La información sólo adquiere valor cuando es interpretada y utilizada por las personas. Por eso es interesante difundirla para sacar el máximo partido de la inteligencia de todas las personas.  

 

 

 

 

 

 

 

Please reload

Recent Posts
Please reload

Archive
Please reload

Search By Tags

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Follow Us
  • Icono de la aplicación de Facebook
  • Twitter App Icon
  • LinkedIn Icon App